Noticias

Volver

Alfredo Gutiérrez Y Sus Críticas A Los Nuevos Artistas Vallenatos

Fuente: https://www.rcnradio.com | Fecha: 2019-08-05 | Visitas: 2182

Alfredo Gutiérrez Y Sus Críticas A Los Nuevos Artistas Vallenatos

Algunos grupos de hoy en muchas ocasiones tienen éxito, pero un éxito efímero, dice Gutiérrez.



lfredo de Jesús Gutiérrez Bitar, nacido el 17 de abril de 1944 es conocido en el mundo del vallenato como el monstruo del acordeón por su maestría musical, la cual lo llevó a coronarse en tres ocasiones Rey Vallenato en el Festival de Leyenda Vallenata en Valledupar. Por eso, ha sido merecedor del título de Tri- Rey Vallenato. Además de estos triunfos, Gutiérrez es compositor, arreglista y cantante de música tropical.

¿Por qué en su juventud tuvo la idea de incursionar en la música sabanera?

Porque yo nací en la sabana, en un pequeño caserío del viejo Bolívar que se llama Sabanas de Beltrán, Paloquemao. En 1953 formamos Los Corraleros de Majagual y empezamos a acoplar la música sabanera al vallenato. Después me dediqué un poco más al vallenato romántico, buscando ser un poquito diferente a lo que ofrecía el vallenato tradicional, pero sin quitarle las bases musicales clásicas.

¿En qué se inspira para producir las letras de sus canciones?

Yo nada más he memorizado una letra en mi vida, porque a mí me quedaba la música grabada en el pensamiento y luego cogía un cuaderno y escribía. Sacaba la letra y a veces no había necesidad de memorizarla, por ejemplo, en el caso de La paloma guarumera, que compuse en el año 1961, después de la primera borrachera que nos pegamos con Calixto Ochoa cuando nos quedamos dormidos debajo de un palo de ceiba.

A usted le apodan el monstruo del acordeón; en realidad, ¿qué tanto ha practicado ese instrumento?

Yo nunca he practicado acordeón... bueno, de pronto antes de ser célebre, de pronto sí ensayaba cuando le cogía el acordeoncito a mi papá para aprender a tocar. Pero mis grandes éxitos como La paloma guarumera, Ojos indios y Anhelos salieron rápidamente en el estudio de grabación porque una generación como la de Los Corraleros de Majagual, donde uno le decía a la gente tú haz esto y yo hago esto otro, todo el mundo memorizaba y listo. Eso hacía que a veces los temas quedaran listos de una sola grabada.

Si volviera a ser joven, ¿qué haría diferente?

Sería el mismo, porque yo no perdonaría hoy encontrarme grabando una cosa distinta que no tenga la esencia vallenata, como hacen algunos grupos de hoy que en muchas ocasiones tienen éxito, pero un éxito efímero, porque esos artistas, si usted se da cuenta, graban un sencillo cada mes, que sale de circulación rápidamente. Nuestra generación hizo lo que hizo, nosotros hicimos lo que hicimos, canciones inmortales para toda la vida que dentro de mil años seguirán vigentes.

¿Qué tan importante es la parranda en la vida de un artista?

Para el artista la parranda se trata de ver parrandear a los otros, porque para el artista la fiesta no es buena. Músico que se estime y ame la música no parrandea porque desgraciadamente, en el género vallenato, los artistas que suben a la tarima comienzan a beber, a tomar, a fumar y algunos hasta caen en vicios que no hay derecho. Entonces, la música hay que respetarla, hay que respetar al público y ante todo respetarse a uno mismo

Fuente
Sistema Integrado Digital

Mas Noticias

Noticias

Alfredo Gutiérrez Y Sus Críticas A Los Nuevos Artistas Vallenatos

Fuente: https://www.rcnradio.com | Fecha: 2019-08-05 | Visitas: 2182

Alfredo Gutiérrez Y Sus Críticas A Los Nuevos Artistas Vallenatos

Algunos grupos de hoy en muchas ocasiones tienen éxito, pero un éxito efímero, dice Gutiérrez.



lfredo de Jesús Gutiérrez Bitar, nacido el 17 de abril de 1944 es conocido en el mundo del vallenato como el monstruo del acordeón por su maestría musical, la cual lo llevó a coronarse en tres ocasiones Rey Vallenato en el Festival de Leyenda Vallenata en Valledupar. Por eso, ha sido merecedor del título de Tri- Rey Vallenato. Además de estos triunfos, Gutiérrez es compositor, arreglista y cantante de música tropical.

¿Por qué en su juventud tuvo la idea de incursionar en la música sabanera?

Porque yo nací en la sabana, en un pequeño caserío del viejo Bolívar que se llama Sabanas de Beltrán, Paloquemao. En 1953 formamos Los Corraleros de Majagual y empezamos a acoplar la música sabanera al vallenato. Después me dediqué un poco más al vallenato romántico, buscando ser un poquito diferente a lo que ofrecía el vallenato tradicional, pero sin quitarle las bases musicales clásicas.

¿En qué se inspira para producir las letras de sus canciones?

Yo nada más he memorizado una letra en mi vida, porque a mí me quedaba la música grabada en el pensamiento y luego cogía un cuaderno y escribía. Sacaba la letra y a veces no había necesidad de memorizarla, por ejemplo, en el caso de La paloma guarumera, que compuse en el año 1961, después de la primera borrachera que nos pegamos con Calixto Ochoa cuando nos quedamos dormidos debajo de un palo de ceiba.

A usted le apodan el monstruo del acordeón; en realidad, ¿qué tanto ha practicado ese instrumento?

Yo nunca he practicado acordeón... bueno, de pronto antes de ser célebre, de pronto sí ensayaba cuando le cogía el acordeoncito a mi papá para aprender a tocar. Pero mis grandes éxitos como La paloma guarumera, Ojos indios y Anhelos salieron rápidamente en el estudio de grabación porque una generación como la de Los Corraleros de Majagual, donde uno le decía a la gente tú haz esto y yo hago esto otro, todo el mundo memorizaba y listo. Eso hacía que a veces los temas quedaran listos de una sola grabada.

Si volviera a ser joven, ¿qué haría diferente?

Sería el mismo, porque yo no perdonaría hoy encontrarme grabando una cosa distinta que no tenga la esencia vallenata, como hacen algunos grupos de hoy que en muchas ocasiones tienen éxito, pero un éxito efímero, porque esos artistas, si usted se da cuenta, graban un sencillo cada mes, que sale de circulación rápidamente. Nuestra generación hizo lo que hizo, nosotros hicimos lo que hicimos, canciones inmortales para toda la vida que dentro de mil años seguirán vigentes.

¿Qué tan importante es la parranda en la vida de un artista?

Para el artista la parranda se trata de ver parrandear a los otros, porque para el artista la fiesta no es buena. Músico que se estime y ame la música no parrandea porque desgraciadamente, en el género vallenato, los artistas que suben a la tarima comienzan a beber, a tomar, a fumar y algunos hasta caen en vicios que no hay derecho. Entonces, la música hay que respetarla, hay que respetar al público y ante todo respetarse a uno mismo

Fuente
Sistema Integrado Digital

Mas Noticias

Noticias

Alfredo Gutiérrez Y Sus Críticas A Los Nuevos Artistas Vallenatos

Fuente: https://www.rcnradio.com | Fecha: 2019-08-05 | Visitas: 2182

Alfredo Gutiérrez Y Sus Críticas A Los Nuevos Artistas Vallenatos

Algunos grupos de hoy en muchas ocasiones tienen éxito, pero un éxito efímero, dice Gutiérrez.



lfredo de Jesús Gutiérrez Bitar, nacido el 17 de abril de 1944 es conocido en el mundo del vallenato como el monstruo del acordeón por su maestría musical, la cual lo llevó a coronarse en tres ocasiones Rey Vallenato en el Festival de Leyenda Vallenata en Valledupar. Por eso, ha sido merecedor del título de Tri- Rey Vallenato. Además de estos triunfos, Gutiérrez es compositor, arreglista y cantante de música tropical.

¿Por qué en su juventud tuvo la idea de incursionar en la música sabanera?

Porque yo nací en la sabana, en un pequeño caserío del viejo Bolívar que se llama Sabanas de Beltrán, Paloquemao. En 1953 formamos Los Corraleros de Majagual y empezamos a acoplar la música sabanera al vallenato. Después me dediqué un poco más al vallenato romántico, buscando ser un poquito diferente a lo que ofrecía el vallenato tradicional, pero sin quitarle las bases musicales clásicas.

¿En qué se inspira para producir las letras de sus canciones?

Yo nada más he memorizado una letra en mi vida, porque a mí me quedaba la música grabada en el pensamiento y luego cogía un cuaderno y escribía. Sacaba la letra y a veces no había necesidad de memorizarla, por ejemplo, en el caso de La paloma guarumera, que compuse en el año 1961, después de la primera borrachera que nos pegamos con Calixto Ochoa cuando nos quedamos dormidos debajo de un palo de ceiba.

A usted le apodan el monstruo del acordeón; en realidad, ¿qué tanto ha practicado ese instrumento?

Yo nunca he practicado acordeón... bueno, de pronto antes de ser célebre, de pronto sí ensayaba cuando le cogía el acordeoncito a mi papá para aprender a tocar. Pero mis grandes éxitos como La paloma guarumera, Ojos indios y Anhelos salieron rápidamente en el estudio de grabación porque una generación como la de Los Corraleros de Majagual, donde uno le decía a la gente tú haz esto y yo hago esto otro, todo el mundo memorizaba y listo. Eso hacía que a veces los temas quedaran listos de una sola grabada.

Si volviera a ser joven, ¿qué haría diferente?

Sería el mismo, porque yo no perdonaría hoy encontrarme grabando una cosa distinta que no tenga la esencia vallenata, como hacen algunos grupos de hoy que en muchas ocasiones tienen éxito, pero un éxito efímero, porque esos artistas, si usted se da cuenta, graban un sencillo cada mes, que sale de circulación rápidamente. Nuestra generación hizo lo que hizo, nosotros hicimos lo que hicimos, canciones inmortales para toda la vida que dentro de mil años seguirán vigentes.

¿Qué tan importante es la parranda en la vida de un artista?

Para el artista la parranda se trata de ver parrandear a los otros, porque para el artista la fiesta no es buena. Músico que se estime y ame la música no parrandea porque desgraciadamente, en el género vallenato, los artistas que suben a la tarima comienzan a beber, a tomar, a fumar y algunos hasta caen en vicios que no hay derecho. Entonces, la música hay que respetarla, hay que respetar al público y ante todo respetarse a uno mismo

Fuente
Sistema Integrado Digital

Mas Noticias