Noticias

Volver

Una Hoja En Blanco Es La Canción Favorita De Leo Messi

Fuente: El Tiempo https://www.eltiempo.com | Fecha: 2019-06-05 | Visitas: 6846

Una Hoja En Blanco Es La Canción Favorita De Leo Messi

Los caminos de una composición musical pueden llegar a ser sorprendentes y los de Una hoja en blanco recientemente han sido noticia porque el astro del futbol Leonel Messi afirmó que esa canción era una de sus favoritas.

Sin embargo, aunque el título lleve a los colombianos al recuerdo de la interpretación que hicieron Omar Geles y Esmeralda Orozco -cerca de 1997-, Messi la escuchó y se aficionó a esta canción compuesta por Wilfran Castillo cuando la interpretó, en versión reggae su amigo personal, el artista Dread Mar I, que la grabó hace ya algunos años.



El ropaje reggae de Una hoja en blanco es entonces, un capítulo más del longevo recorrido de una canción cuya letra tenía un extenso mensaje. Parecía casi una telenovela resumida en el diálogo de dos voces nostálgicas de un amor perdido y después de un tiempo se encuentran para desearse lo mejor.

Fue compuesta pensada en convertirse en un vallenato, en una época en la que el reguetón ni se sospechaba, y el vallenato pasaba por uno de sus momentos más románticos. Eran los tiempos en que en lugar de criticársele el vacío de las letras y el exceso de reguetón, al género se le criticaba el exceso de elementos de la balada y se denunciaba que se había convertido en "balanato".

En esas épocas también, Omar Geles y Wilfran Castillo se perfilaba como compositores que enarbolaban ese romanticismo que entraba en el vallenato. Cabría decir que el vallenato siempre tuvo elementos románticos inmersos en letras que contaban historias acordes con el sentir de su región de origen. La crítica era el toque más general que la balada imprimía en él.

En 1996 Wilfran Castillo -ahora consagrado cantautor y productor no solo de vallenatos- le enregó Una hoja en blanco, justamente a Omar Geles.

Geles, que suele aparecer en créditos musicales más como acordeonero, productor o compositor, estaba haciendo un álbum donde también cantaba y grabó la canción a dúo con Esmeralda Orozco. Se incluyó en el álbum de Geles (sin Los Diablitos) titulado Nace del alma, editado por Codiscos, con fecha de lanzamiento del primero de enero de 1997.

Fue esta la versión que se quedó en el corazón de los colombianos. Sin embargo, la fortaleza de las letras vallenatas dio para que muchas de las canciones compuestas en esa época y que en Colombia recordamos acompañadas de sonidos de acordeón, llegaran a otros géneros. Esto fue motivo de fiesta para los compositores.

En algún momento, durante el cambio de siglo -y de ahí en adelante-, los intérpretes de géneros como la bachata de República Dominicana o de las músicas de banda que también usan acordeón -aunque uno diferente, el de teclados-, empezaron a escudriñar entre las letras vallenatas para trasladar a sus géneros versos como los de Una hoja en blanco.

Monchi y Alexandra, artistas de bachata, grabaron la versión bachata de Una hoja en blanco en 1999. También fue un éxito latino, tanto que puso en el mapa a sus intérpretes y en muchos lugares el público cree que la suya fue una grabación original.

Posteriormente, pasados bastantes años, su autor también grabó su propia versión, esta vez en compañía de la cantante Paola Jara. Se trata de uno de los éxitos más clásicos de Wilfran Castillo por el que su nombre empezó a ser referenciado como autor por fuera del país.

Los caminos de una composición musical pueden llegar a ser sorprendentes y los de Una hoja en blanco recientemente han sido noticia porque el astro del futbol Leonel Messi afirmó que esa canción era una de sus favoritas.

Sin embargo, aunque el título lleve a los colombianos al recuerdo de la interpretación que hicieron Omar Geles y Esmeralda Orozco -cerca de 1997-, Messi la escuchó y se aficionó a esta canción compuesta por Wilfran Castillo cuando la interpretó, en versión reggae su amigo personal, el artista Dread Mar I, que la grabó hace ya algunos años.

El ropaje reggae de Una hoja en blanco es entonces, un capítulo más del longevo recorrido de una canción cuya letra tenía un extenso mensaje. Parecía casi una telenovela resumida en el diálogo de dos voces nostálgicas de un amor perdido y después de un tiempo se encuentran para desearse lo mejor.

Fue compuesta pensada en convertirse en un vallenato, en una época en la que el reguetón ni se sospechaba, y el vallenato pasaba por uno de sus momentos más románticos. Eran los tiempos en que en lugar de criticársele el vacío de las letras y el exceso de reguetón, al género se le criticaba el exceso de elementos de la balada y se denunciaba que se había convertido en "balanato".


En esas épocas también, Omar Geles y Wilfran Castillo se perfilaba como compositores que enarbolaban ese romanticismo que entraba en el vallenato. Cabría decir que el vallenato siempre tuvo elementos románticos inmersos en letras que contaban historias acordes con el sentir de su región de origen. La crítica era el toque más general que la balada imprimía en él.

En 1996 Wilfran Castillo -ahora consagrado cantautor y productor no solo de vallenatos- le enregó Una hoja en blanco, justamente a Omar Geles.

Geles, que suele aparecer en créditos musicales más como acordeonero, productor o compositor, estaba haciendo un álbum donde también cantaba y grabó la canción a dúo con Esmeralda Orozco. Se incluyó en el álbum de Geles (sin Los Diablitos) titulado Nace del alma, editado por Codiscos, con fecha de lanzamiento del primero de enero de 1997.



Fue esta la versión que se quedó en el corazón de los colombianos. Sin embargo, la fortaleza de las letras vallenatas dio para que muchas de las canciones compuestas en esa época y que en Colombia recordamos acompañadas de sonidos de acordeón, llegaran a otros géneros. Esto fue motivo de fiesta para los compositores.

En algún momento, durante el cambio de siglo -y de ahí en adelante-, los intérpretes de géneros como la bachata de República Dominicana o de las músicas de banda que también usan acordeón -aunque uno diferente, el de teclados-, empezaron a escudriñar entre las letras vallenatas para trasladar a sus géneros versos como los de Una hoja en blanco.

Monchi y Alexandra, artistas de bachata, grabaron la versión bachata de Una hoja en blanco en 1999. También fue un éxito latino, tanto que puso en el mapa a sus intérpretes y en muchos lugares el público cree que la suya fue una grabación original.

Posteriormente, pasados bastantes años, su autor también grabó su propia versión, esta vez en compañía de la cantante Paola Jara. Se trata de uno de los éxitos más clásicos de Wilfran Castillo por el que su nombre empezó a ser referenciado como autor por fuera del país.

A Dos Velas vuelve a Bogotá, a celebrar 15 años de su primera visita
Calderón de la Barca, con aroma de café
Así fue el concierto de Morat en el Movistar Arena de Bogotá
Juanes, el bacán que ya quiere pisar la tarima de Rock al Parque
Castillo, contagiado por el entusiasmo de los compositores vallenatos de salir de gira para cantar y contar las anécdotas en torno a sus canciones, también se preparó para interpretar y la canción es una de sus composiciones obligadas.

Ahora, Una hoja en blanco en la versión promocionada por Messi durante una entrevista con Fox Sports Radio, vive un nuevo cuarto de hora, de la mano de Dread Mar I. Messi afirmó que la canción era una de sus favoritas, tanto que sonó durante la celebración de su boda con Antonella Roccuzzo, interpretada justamente por el artista de reggae que la grabó en el 2016.



Mas Noticias

Noticias

Una Hoja En Blanco Es La Canción Favorita De Leo Messi

Fuente: El Tiempo https://www.eltiempo.com | Fecha: 2019-06-05 | Visitas: 6846

Una Hoja En Blanco Es La Canción Favorita De Leo Messi

Los caminos de una composición musical pueden llegar a ser sorprendentes y los de Una hoja en blanco recientemente han sido noticia porque el astro del futbol Leonel Messi afirmó que esa canción era una de sus favoritas.

Sin embargo, aunque el título lleve a los colombianos al recuerdo de la interpretación que hicieron Omar Geles y Esmeralda Orozco -cerca de 1997-, Messi la escuchó y se aficionó a esta canción compuesta por Wilfran Castillo cuando la interpretó, en versión reggae su amigo personal, el artista Dread Mar I, que la grabó hace ya algunos años.



El ropaje reggae de Una hoja en blanco es entonces, un capítulo más del longevo recorrido de una canción cuya letra tenía un extenso mensaje. Parecía casi una telenovela resumida en el diálogo de dos voces nostálgicas de un amor perdido y después de un tiempo se encuentran para desearse lo mejor.

Fue compuesta pensada en convertirse en un vallenato, en una época en la que el reguetón ni se sospechaba, y el vallenato pasaba por uno de sus momentos más románticos. Eran los tiempos en que en lugar de criticársele el vacío de las letras y el exceso de reguetón, al género se le criticaba el exceso de elementos de la balada y se denunciaba que se había convertido en "balanato".

En esas épocas también, Omar Geles y Wilfran Castillo se perfilaba como compositores que enarbolaban ese romanticismo que entraba en el vallenato. Cabría decir que el vallenato siempre tuvo elementos románticos inmersos en letras que contaban historias acordes con el sentir de su región de origen. La crítica era el toque más general que la balada imprimía en él.

En 1996 Wilfran Castillo -ahora consagrado cantautor y productor no solo de vallenatos- le enregó Una hoja en blanco, justamente a Omar Geles.

Geles, que suele aparecer en créditos musicales más como acordeonero, productor o compositor, estaba haciendo un álbum donde también cantaba y grabó la canción a dúo con Esmeralda Orozco. Se incluyó en el álbum de Geles (sin Los Diablitos) titulado Nace del alma, editado por Codiscos, con fecha de lanzamiento del primero de enero de 1997.

Fue esta la versión que se quedó en el corazón de los colombianos. Sin embargo, la fortaleza de las letras vallenatas dio para que muchas de las canciones compuestas en esa época y que en Colombia recordamos acompañadas de sonidos de acordeón, llegaran a otros géneros. Esto fue motivo de fiesta para los compositores.

En algún momento, durante el cambio de siglo -y de ahí en adelante-, los intérpretes de géneros como la bachata de República Dominicana o de las músicas de banda que también usan acordeón -aunque uno diferente, el de teclados-, empezaron a escudriñar entre las letras vallenatas para trasladar a sus géneros versos como los de Una hoja en blanco.

Monchi y Alexandra, artistas de bachata, grabaron la versión bachata de Una hoja en blanco en 1999. También fue un éxito latino, tanto que puso en el mapa a sus intérpretes y en muchos lugares el público cree que la suya fue una grabación original.

Posteriormente, pasados bastantes años, su autor también grabó su propia versión, esta vez en compañía de la cantante Paola Jara. Se trata de uno de los éxitos más clásicos de Wilfran Castillo por el que su nombre empezó a ser referenciado como autor por fuera del país.

Los caminos de una composición musical pueden llegar a ser sorprendentes y los de Una hoja en blanco recientemente han sido noticia porque el astro del futbol Leonel Messi afirmó que esa canción era una de sus favoritas.

Sin embargo, aunque el título lleve a los colombianos al recuerdo de la interpretación que hicieron Omar Geles y Esmeralda Orozco -cerca de 1997-, Messi la escuchó y se aficionó a esta canción compuesta por Wilfran Castillo cuando la interpretó, en versión reggae su amigo personal, el artista Dread Mar I, que la grabó hace ya algunos años.

El ropaje reggae de Una hoja en blanco es entonces, un capítulo más del longevo recorrido de una canción cuya letra tenía un extenso mensaje. Parecía casi una telenovela resumida en el diálogo de dos voces nostálgicas de un amor perdido y después de un tiempo se encuentran para desearse lo mejor.

Fue compuesta pensada en convertirse en un vallenato, en una época en la que el reguetón ni se sospechaba, y el vallenato pasaba por uno de sus momentos más románticos. Eran los tiempos en que en lugar de criticársele el vacío de las letras y el exceso de reguetón, al género se le criticaba el exceso de elementos de la balada y se denunciaba que se había convertido en "balanato".


En esas épocas también, Omar Geles y Wilfran Castillo se perfilaba como compositores que enarbolaban ese romanticismo que entraba en el vallenato. Cabría decir que el vallenato siempre tuvo elementos románticos inmersos en letras que contaban historias acordes con el sentir de su región de origen. La crítica era el toque más general que la balada imprimía en él.

En 1996 Wilfran Castillo -ahora consagrado cantautor y productor no solo de vallenatos- le enregó Una hoja en blanco, justamente a Omar Geles.

Geles, que suele aparecer en créditos musicales más como acordeonero, productor o compositor, estaba haciendo un álbum donde también cantaba y grabó la canción a dúo con Esmeralda Orozco. Se incluyó en el álbum de Geles (sin Los Diablitos) titulado Nace del alma, editado por Codiscos, con fecha de lanzamiento del primero de enero de 1997.



Fue esta la versión que se quedó en el corazón de los colombianos. Sin embargo, la fortaleza de las letras vallenatas dio para que muchas de las canciones compuestas en esa época y que en Colombia recordamos acompañadas de sonidos de acordeón, llegaran a otros géneros. Esto fue motivo de fiesta para los compositores.

En algún momento, durante el cambio de siglo -y de ahí en adelante-, los intérpretes de géneros como la bachata de República Dominicana o de las músicas de banda que también usan acordeón -aunque uno diferente, el de teclados-, empezaron a escudriñar entre las letras vallenatas para trasladar a sus géneros versos como los de Una hoja en blanco.

Monchi y Alexandra, artistas de bachata, grabaron la versión bachata de Una hoja en blanco en 1999. También fue un éxito latino, tanto que puso en el mapa a sus intérpretes y en muchos lugares el público cree que la suya fue una grabación original.

Posteriormente, pasados bastantes años, su autor también grabó su propia versión, esta vez en compañía de la cantante Paola Jara. Se trata de uno de los éxitos más clásicos de Wilfran Castillo por el que su nombre empezó a ser referenciado como autor por fuera del país.

A Dos Velas vuelve a Bogotá, a celebrar 15 años de su primera visita
Calderón de la Barca, con aroma de café
Así fue el concierto de Morat en el Movistar Arena de Bogotá
Juanes, el bacán que ya quiere pisar la tarima de Rock al Parque
Castillo, contagiado por el entusiasmo de los compositores vallenatos de salir de gira para cantar y contar las anécdotas en torno a sus canciones, también se preparó para interpretar y la canción es una de sus composiciones obligadas.

Ahora, Una hoja en blanco en la versión promocionada por Messi durante una entrevista con Fox Sports Radio, vive un nuevo cuarto de hora, de la mano de Dread Mar I. Messi afirmó que la canción era una de sus favoritas, tanto que sonó durante la celebración de su boda con Antonella Roccuzzo, interpretada justamente por el artista de reggae que la grabó en el 2016.



Mas Noticias

Noticias

Una Hoja En Blanco Es La Canción Favorita De Leo Messi

Fuente: El Tiempo https://www.eltiempo.com | Fecha: 2019-06-05 | Visitas: 6846

Una Hoja En Blanco Es La Canción Favorita De Leo Messi

Los caminos de una composición musical pueden llegar a ser sorprendentes y los de Una hoja en blanco recientemente han sido noticia porque el astro del futbol Leonel Messi afirmó que esa canción era una de sus favoritas.

Sin embargo, aunque el título lleve a los colombianos al recuerdo de la interpretación que hicieron Omar Geles y Esmeralda Orozco -cerca de 1997-, Messi la escuchó y se aficionó a esta canción compuesta por Wilfran Castillo cuando la interpretó, en versión reggae su amigo personal, el artista Dread Mar I, que la grabó hace ya algunos años.



El ropaje reggae de Una hoja en blanco es entonces, un capítulo más del longevo recorrido de una canción cuya letra tenía un extenso mensaje. Parecía casi una telenovela resumida en el diálogo de dos voces nostálgicas de un amor perdido y después de un tiempo se encuentran para desearse lo mejor.

Fue compuesta pensada en convertirse en un vallenato, en una época en la que el reguetón ni se sospechaba, y el vallenato pasaba por uno de sus momentos más románticos. Eran los tiempos en que en lugar de criticársele el vacío de las letras y el exceso de reguetón, al género se le criticaba el exceso de elementos de la balada y se denunciaba que se había convertido en "balanato".

En esas épocas también, Omar Geles y Wilfran Castillo se perfilaba como compositores que enarbolaban ese romanticismo que entraba en el vallenato. Cabría decir que el vallenato siempre tuvo elementos románticos inmersos en letras que contaban historias acordes con el sentir de su región de origen. La crítica era el toque más general que la balada imprimía en él.

En 1996 Wilfran Castillo -ahora consagrado cantautor y productor no solo de vallenatos- le enregó Una hoja en blanco, justamente a Omar Geles.

Geles, que suele aparecer en créditos musicales más como acordeonero, productor o compositor, estaba haciendo un álbum donde también cantaba y grabó la canción a dúo con Esmeralda Orozco. Se incluyó en el álbum de Geles (sin Los Diablitos) titulado Nace del alma, editado por Codiscos, con fecha de lanzamiento del primero de enero de 1997.

Fue esta la versión que se quedó en el corazón de los colombianos. Sin embargo, la fortaleza de las letras vallenatas dio para que muchas de las canciones compuestas en esa época y que en Colombia recordamos acompañadas de sonidos de acordeón, llegaran a otros géneros. Esto fue motivo de fiesta para los compositores.

En algún momento, durante el cambio de siglo -y de ahí en adelante-, los intérpretes de géneros como la bachata de República Dominicana o de las músicas de banda que también usan acordeón -aunque uno diferente, el de teclados-, empezaron a escudriñar entre las letras vallenatas para trasladar a sus géneros versos como los de Una hoja en blanco.

Monchi y Alexandra, artistas de bachata, grabaron la versión bachata de Una hoja en blanco en 1999. También fue un éxito latino, tanto que puso en el mapa a sus intérpretes y en muchos lugares el público cree que la suya fue una grabación original.

Posteriormente, pasados bastantes años, su autor también grabó su propia versión, esta vez en compañía de la cantante Paola Jara. Se trata de uno de los éxitos más clásicos de Wilfran Castillo por el que su nombre empezó a ser referenciado como autor por fuera del país.

Los caminos de una composición musical pueden llegar a ser sorprendentes y los de Una hoja en blanco recientemente han sido noticia porque el astro del futbol Leonel Messi afirmó que esa canción era una de sus favoritas.

Sin embargo, aunque el título lleve a los colombianos al recuerdo de la interpretación que hicieron Omar Geles y Esmeralda Orozco -cerca de 1997-, Messi la escuchó y se aficionó a esta canción compuesta por Wilfran Castillo cuando la interpretó, en versión reggae su amigo personal, el artista Dread Mar I, que la grabó hace ya algunos años.

El ropaje reggae de Una hoja en blanco es entonces, un capítulo más del longevo recorrido de una canción cuya letra tenía un extenso mensaje. Parecía casi una telenovela resumida en el diálogo de dos voces nostálgicas de un amor perdido y después de un tiempo se encuentran para desearse lo mejor.

Fue compuesta pensada en convertirse en un vallenato, en una época en la que el reguetón ni se sospechaba, y el vallenato pasaba por uno de sus momentos más románticos. Eran los tiempos en que en lugar de criticársele el vacío de las letras y el exceso de reguetón, al género se le criticaba el exceso de elementos de la balada y se denunciaba que se había convertido en "balanato".


En esas épocas también, Omar Geles y Wilfran Castillo se perfilaba como compositores que enarbolaban ese romanticismo que entraba en el vallenato. Cabría decir que el vallenato siempre tuvo elementos románticos inmersos en letras que contaban historias acordes con el sentir de su región de origen. La crítica era el toque más general que la balada imprimía en él.

En 1996 Wilfran Castillo -ahora consagrado cantautor y productor no solo de vallenatos- le enregó Una hoja en blanco, justamente a Omar Geles.

Geles, que suele aparecer en créditos musicales más como acordeonero, productor o compositor, estaba haciendo un álbum donde también cantaba y grabó la canción a dúo con Esmeralda Orozco. Se incluyó en el álbum de Geles (sin Los Diablitos) titulado Nace del alma, editado por Codiscos, con fecha de lanzamiento del primero de enero de 1997.



Fue esta la versión que se quedó en el corazón de los colombianos. Sin embargo, la fortaleza de las letras vallenatas dio para que muchas de las canciones compuestas en esa época y que en Colombia recordamos acompañadas de sonidos de acordeón, llegaran a otros géneros. Esto fue motivo de fiesta para los compositores.

En algún momento, durante el cambio de siglo -y de ahí en adelante-, los intérpretes de géneros como la bachata de República Dominicana o de las músicas de banda que también usan acordeón -aunque uno diferente, el de teclados-, empezaron a escudriñar entre las letras vallenatas para trasladar a sus géneros versos como los de Una hoja en blanco.

Monchi y Alexandra, artistas de bachata, grabaron la versión bachata de Una hoja en blanco en 1999. También fue un éxito latino, tanto que puso en el mapa a sus intérpretes y en muchos lugares el público cree que la suya fue una grabación original.

Posteriormente, pasados bastantes años, su autor también grabó su propia versión, esta vez en compañía de la cantante Paola Jara. Se trata de uno de los éxitos más clásicos de Wilfran Castillo por el que su nombre empezó a ser referenciado como autor por fuera del país.

A Dos Velas vuelve a Bogotá, a celebrar 15 años de su primera visita
Calderón de la Barca, con aroma de café
Así fue el concierto de Morat en el Movistar Arena de Bogotá
Juanes, el bacán que ya quiere pisar la tarima de Rock al Parque
Castillo, contagiado por el entusiasmo de los compositores vallenatos de salir de gira para cantar y contar las anécdotas en torno a sus canciones, también se preparó para interpretar y la canción es una de sus composiciones obligadas.

Ahora, Una hoja en blanco en la versión promocionada por Messi durante una entrevista con Fox Sports Radio, vive un nuevo cuarto de hora, de la mano de Dread Mar I. Messi afirmó que la canción era una de sus favoritas, tanto que sonó durante la celebración de su boda con Antonella Roccuzzo, interpretada justamente por el artista de reggae que la grabó en el 2016.



Mas Noticias