Noticias

Volver

Las Raíces Que Conectan El Vallenato Con Ritmos De Brasil

Fuente: Nota tomada de ElTiempo.com por Sofía Gómez G. | Fecha: 2018-05-12 | Visitas: 2517

Las Raíces Que Conectan El Vallenato Con Ritmos De Brasil

Chabuco se ha especializado en preparar cocteles musicales: al folclor vallenato, oriundo de La Guajira y Cesar, le ha mezclado en adecuadas proporciones jazz latino y flamenco. La fórmula ha derivado en clásicos del género con sabores novedosos consignados en producciones discográficas como Clásicos café La Bolsa y De ida y vuelta.

“Hay que estudiar muy bien la cosa, para que los sonidos no queden disparejos”, comenta el artista, que regresa con receta nueva: una decena de temas adobados, esta vez, con las delicias musicales de Brasil.

“De niño, mi papá (el guitarrista Hugues Martínez) ponía en las parrandas discos de artistas famosos en el Brasil de los años 60, y a mí me gustaban sin saber qué o quiénes eran”, recuerda Chabuco.

Es posible que eso de fusionar bossa nova o samba con vallenato a algunos les pueda parecer extraño, pero “somos tan parecidos y estamos más cerca, como raza y en lo musical, de lo que pensamos”, dice el cantante, que hoy presenta su quinto álbum de estudio: Encuentro.

“No hubo que inventar nada. Cuando la música tiene raíz y se encuentra por debajo de la tierra, no la separa nadie. Eso pienso que pasó con el vallenato y la música de Brasil”, expone.

"Encuentro" está integrado por canciones icónicas del folclor colombiano, como La casa en el aire, Ausencia, Amor sensible, El cantor de Fonseca o El almirante Padilla, que, sin perder su esencia, adquieren un brillo distinto con la inclusión de instrumentos y matices típicos de la samba y la bossa nova.

“Mi idea siempre ha sido tomar el vallenato y llevarlo sonoramente a otros lugares del mundo. El vallenato es muy rico en su narrativa, en sus líricas, pero lo que he sentido, sin demeritar mi folclor, que fue con el que me crie, es que hay armonías externas que lo pueden enriquecer, le pueden dar un colchón, para que los clásicos vuelvan a tener vida”, sostiene José Darío Martínez Acosta —conocido artísticamente como Chabuco, de 43 años—.

Cuando empezó a concebir la idea de fusionar vallenato con ritmos del vecino país, y ya tenía las canciones preproducidas, Chabuco le escribió al productor Swami Jr, quien está afincado en São Paulo. El brasileño, un talentoso músico y arreglista, reconocido por sus trabajos con glorias como Omara Portuondo, Luciana Souza y María Bethânia, quedó impactado cuando escuchó por primera vez El cantor de Fonseca.

“En la vida la había oído. Pero apenas se la canté me dijo: "¡Uy!, esto es raíz, es esencial"’. Ahí le conté que en Colombia todo el mundo se sabe esa canción, que es de las más representativas del folclor vallenato”, recuerda el artista. “Entonces, en el momento de grabarla, Swami sugirió el cavaquinho (un instrumento portugués de cuatro cuerdas, de la misma familia de la guitarra, el timple y el ukelele), buscando la figura que hace el acordeón en la interpretación original, respetando, eso sí, su paleta sonora. Eso es lo que hace más bonito, natural y no forzada la melodía”, explica Chabuco respecto al artista y productor, al que vio por primera vez en YouTube, tocando con su cuarteto.

“Ese día, de inmediato, pensé: "Ese es el sonido que quiero para mi disco", así que lo contacté. Cuando conversamos por teléfono me sorprendió mucho escuchar a un brasileño hablando costeño —se ríe—. Me explicó que había aprendido a hablar español con los cubanos, cuando hizo los discos de Omara Portuondo”, relata.

Los invitados
Encuentro no solamente enmarca la fusión musical de géneros; es también la reunión de artistas con quienes Chabuco tenía pendiente cruzarse en el sendero de la música. Incluso, el recién conocido Swami Jr, que rápidamente se convirtió en un amigo más, sumó energías positivas a este álbum, que el colombiano define como “producto de las buenas vibras”. Junto con Chabuco aparecen el dominicano Vicente García y el bumangués José Quiñones, no solo compartiendo en la interpretación, sino también en la composición de temas como Margarita, el primer lanzamiento del álbum.

“En este trabajo quería mostrar mi faceta como compositor. Por ejemplo, Margarita la escribí con García y Quiñones y es una bossa nova total; Besito de agua y Mi samba las hice con José (Quiñones), quería evidenciar mi gusto musical por Brasil y sus ritmos”, agrega Chabuco.

La cereza del pastel, sin duda, fue la posibilidad de contar con el español Alejandro Sanz en la lista de invitados. Con él, Chabuco interpreta Ausencia, vallenato escrito por Santander Durán y un clásico en la versión de Jorge Oñate y Colacho Mendoza, a finales de la década de 1970.

“A Alejandro (Sanz) nunca le conté que era un vallenato. Se lo dije 15 días después de que finalizamos la grabación. Él no me lo creía. Simplemente no quise contarle para no condicionarlo, porque apenas lo invité me dijo que nunca había cantado bossa nova. Así que le dije: "Tú canta como tú cantas" ”.

SPFÍA GÓMEZ G.
@s0f1c1ta
EL TIEMPO

Mas Noticias

Noticias

Las Raíces Que Conectan El Vallenato Con Ritmos De Brasil

Fuente: Nota tomada de ElTiempo.com por Sofía Gómez G. | Fecha: 2018-05-12 | Visitas: 2517

Las Raíces Que Conectan El Vallenato Con Ritmos De Brasil

Chabuco se ha especializado en preparar cocteles musicales: al folclor vallenato, oriundo de La Guajira y Cesar, le ha mezclado en adecuadas proporciones jazz latino y flamenco. La fórmula ha derivado en clásicos del género con sabores novedosos consignados en producciones discográficas como Clásicos café La Bolsa y De ida y vuelta.

“Hay que estudiar muy bien la cosa, para que los sonidos no queden disparejos”, comenta el artista, que regresa con receta nueva: una decena de temas adobados, esta vez, con las delicias musicales de Brasil.

“De niño, mi papá (el guitarrista Hugues Martínez) ponía en las parrandas discos de artistas famosos en el Brasil de los años 60, y a mí me gustaban sin saber qué o quiénes eran”, recuerda Chabuco.

Es posible que eso de fusionar bossa nova o samba con vallenato a algunos les pueda parecer extraño, pero “somos tan parecidos y estamos más cerca, como raza y en lo musical, de lo que pensamos”, dice el cantante, que hoy presenta su quinto álbum de estudio: Encuentro.

“No hubo que inventar nada. Cuando la música tiene raíz y se encuentra por debajo de la tierra, no la separa nadie. Eso pienso que pasó con el vallenato y la música de Brasil”, expone.

"Encuentro" está integrado por canciones icónicas del folclor colombiano, como La casa en el aire, Ausencia, Amor sensible, El cantor de Fonseca o El almirante Padilla, que, sin perder su esencia, adquieren un brillo distinto con la inclusión de instrumentos y matices típicos de la samba y la bossa nova.

“Mi idea siempre ha sido tomar el vallenato y llevarlo sonoramente a otros lugares del mundo. El vallenato es muy rico en su narrativa, en sus líricas, pero lo que he sentido, sin demeritar mi folclor, que fue con el que me crie, es que hay armonías externas que lo pueden enriquecer, le pueden dar un colchón, para que los clásicos vuelvan a tener vida”, sostiene José Darío Martínez Acosta —conocido artísticamente como Chabuco, de 43 años—.

Cuando empezó a concebir la idea de fusionar vallenato con ritmos del vecino país, y ya tenía las canciones preproducidas, Chabuco le escribió al productor Swami Jr, quien está afincado en São Paulo. El brasileño, un talentoso músico y arreglista, reconocido por sus trabajos con glorias como Omara Portuondo, Luciana Souza y María Bethânia, quedó impactado cuando escuchó por primera vez El cantor de Fonseca.

“En la vida la había oído. Pero apenas se la canté me dijo: "¡Uy!, esto es raíz, es esencial"’. Ahí le conté que en Colombia todo el mundo se sabe esa canción, que es de las más representativas del folclor vallenato”, recuerda el artista. “Entonces, en el momento de grabarla, Swami sugirió el cavaquinho (un instrumento portugués de cuatro cuerdas, de la misma familia de la guitarra, el timple y el ukelele), buscando la figura que hace el acordeón en la interpretación original, respetando, eso sí, su paleta sonora. Eso es lo que hace más bonito, natural y no forzada la melodía”, explica Chabuco respecto al artista y productor, al que vio por primera vez en YouTube, tocando con su cuarteto.

“Ese día, de inmediato, pensé: "Ese es el sonido que quiero para mi disco", así que lo contacté. Cuando conversamos por teléfono me sorprendió mucho escuchar a un brasileño hablando costeño —se ríe—. Me explicó que había aprendido a hablar español con los cubanos, cuando hizo los discos de Omara Portuondo”, relata.

Los invitados
Encuentro no solamente enmarca la fusión musical de géneros; es también la reunión de artistas con quienes Chabuco tenía pendiente cruzarse en el sendero de la música. Incluso, el recién conocido Swami Jr, que rápidamente se convirtió en un amigo más, sumó energías positivas a este álbum, que el colombiano define como “producto de las buenas vibras”. Junto con Chabuco aparecen el dominicano Vicente García y el bumangués José Quiñones, no solo compartiendo en la interpretación, sino también en la composición de temas como Margarita, el primer lanzamiento del álbum.

“En este trabajo quería mostrar mi faceta como compositor. Por ejemplo, Margarita la escribí con García y Quiñones y es una bossa nova total; Besito de agua y Mi samba las hice con José (Quiñones), quería evidenciar mi gusto musical por Brasil y sus ritmos”, agrega Chabuco.

La cereza del pastel, sin duda, fue la posibilidad de contar con el español Alejandro Sanz en la lista de invitados. Con él, Chabuco interpreta Ausencia, vallenato escrito por Santander Durán y un clásico en la versión de Jorge Oñate y Colacho Mendoza, a finales de la década de 1970.

“A Alejandro (Sanz) nunca le conté que era un vallenato. Se lo dije 15 días después de que finalizamos la grabación. Él no me lo creía. Simplemente no quise contarle para no condicionarlo, porque apenas lo invité me dijo que nunca había cantado bossa nova. Así que le dije: "Tú canta como tú cantas" ”.

SPFÍA GÓMEZ G.
@s0f1c1ta
EL TIEMPO

Mas Noticias

Noticias

Las Raíces Que Conectan El Vallenato Con Ritmos De Brasil

Fuente: Nota tomada de ElTiempo.com por Sofía Gómez G. | Fecha: 2018-05-12 | Visitas: 2517

Las Raíces Que Conectan El Vallenato Con Ritmos De Brasil

Chabuco se ha especializado en preparar cocteles musicales: al folclor vallenato, oriundo de La Guajira y Cesar, le ha mezclado en adecuadas proporciones jazz latino y flamenco. La fórmula ha derivado en clásicos del género con sabores novedosos consignados en producciones discográficas como Clásicos café La Bolsa y De ida y vuelta.

“Hay que estudiar muy bien la cosa, para que los sonidos no queden disparejos”, comenta el artista, que regresa con receta nueva: una decena de temas adobados, esta vez, con las delicias musicales de Brasil.

“De niño, mi papá (el guitarrista Hugues Martínez) ponía en las parrandas discos de artistas famosos en el Brasil de los años 60, y a mí me gustaban sin saber qué o quiénes eran”, recuerda Chabuco.

Es posible que eso de fusionar bossa nova o samba con vallenato a algunos les pueda parecer extraño, pero “somos tan parecidos y estamos más cerca, como raza y en lo musical, de lo que pensamos”, dice el cantante, que hoy presenta su quinto álbum de estudio: Encuentro.

“No hubo que inventar nada. Cuando la música tiene raíz y se encuentra por debajo de la tierra, no la separa nadie. Eso pienso que pasó con el vallenato y la música de Brasil”, expone.

"Encuentro" está integrado por canciones icónicas del folclor colombiano, como La casa en el aire, Ausencia, Amor sensible, El cantor de Fonseca o El almirante Padilla, que, sin perder su esencia, adquieren un brillo distinto con la inclusión de instrumentos y matices típicos de la samba y la bossa nova.

“Mi idea siempre ha sido tomar el vallenato y llevarlo sonoramente a otros lugares del mundo. El vallenato es muy rico en su narrativa, en sus líricas, pero lo que he sentido, sin demeritar mi folclor, que fue con el que me crie, es que hay armonías externas que lo pueden enriquecer, le pueden dar un colchón, para que los clásicos vuelvan a tener vida”, sostiene José Darío Martínez Acosta —conocido artísticamente como Chabuco, de 43 años—.

Cuando empezó a concebir la idea de fusionar vallenato con ritmos del vecino país, y ya tenía las canciones preproducidas, Chabuco le escribió al productor Swami Jr, quien está afincado en São Paulo. El brasileño, un talentoso músico y arreglista, reconocido por sus trabajos con glorias como Omara Portuondo, Luciana Souza y María Bethânia, quedó impactado cuando escuchó por primera vez El cantor de Fonseca.

“En la vida la había oído. Pero apenas se la canté me dijo: "¡Uy!, esto es raíz, es esencial"’. Ahí le conté que en Colombia todo el mundo se sabe esa canción, que es de las más representativas del folclor vallenato”, recuerda el artista. “Entonces, en el momento de grabarla, Swami sugirió el cavaquinho (un instrumento portugués de cuatro cuerdas, de la misma familia de la guitarra, el timple y el ukelele), buscando la figura que hace el acordeón en la interpretación original, respetando, eso sí, su paleta sonora. Eso es lo que hace más bonito, natural y no forzada la melodía”, explica Chabuco respecto al artista y productor, al que vio por primera vez en YouTube, tocando con su cuarteto.

“Ese día, de inmediato, pensé: "Ese es el sonido que quiero para mi disco", así que lo contacté. Cuando conversamos por teléfono me sorprendió mucho escuchar a un brasileño hablando costeño —se ríe—. Me explicó que había aprendido a hablar español con los cubanos, cuando hizo los discos de Omara Portuondo”, relata.

Los invitados
Encuentro no solamente enmarca la fusión musical de géneros; es también la reunión de artistas con quienes Chabuco tenía pendiente cruzarse en el sendero de la música. Incluso, el recién conocido Swami Jr, que rápidamente se convirtió en un amigo más, sumó energías positivas a este álbum, que el colombiano define como “producto de las buenas vibras”. Junto con Chabuco aparecen el dominicano Vicente García y el bumangués José Quiñones, no solo compartiendo en la interpretación, sino también en la composición de temas como Margarita, el primer lanzamiento del álbum.

“En este trabajo quería mostrar mi faceta como compositor. Por ejemplo, Margarita la escribí con García y Quiñones y es una bossa nova total; Besito de agua y Mi samba las hice con José (Quiñones), quería evidenciar mi gusto musical por Brasil y sus ritmos”, agrega Chabuco.

La cereza del pastel, sin duda, fue la posibilidad de contar con el español Alejandro Sanz en la lista de invitados. Con él, Chabuco interpreta Ausencia, vallenato escrito por Santander Durán y un clásico en la versión de Jorge Oñate y Colacho Mendoza, a finales de la década de 1970.

“A Alejandro (Sanz) nunca le conté que era un vallenato. Se lo dije 15 días después de que finalizamos la grabación. Él no me lo creía. Simplemente no quise contarle para no condicionarlo, porque apenas lo invité me dijo que nunca había cantado bossa nova. Así que le dije: "Tú canta como tú cantas" ”.

SPFÍA GÓMEZ G.
@s0f1c1ta
EL TIEMPO

Mas Noticias