Biografia de Horacio Escorcia Marchena

Volver

Horacio Escorcia Marchena

Fuente: HORACIO ESCORCIA MARCHENA | Visitas: 3739

Horacio Escorcia Marchena

Horacio Isaac Escorcia Marchena nació el 20 de junio de 1965 en Barranquilla atlántico en la clínica la asunción, pero fue criado en su pueblo de origen salamina magdalena, donde vivió toda su niñez.
Desde que era muy niño, siempre mostro su inclinación por la música, tan es así, que cuentan sus amigos más cercanos, que se reunían en el patio de la casa en su natal Salamina y armados de caja guacharaca y un radio que hacía las veces de acordeón, simulaban estar en tarima interpretando los grandes éxitos de los artistas de la época.
Fue tanta su pasión por la música, que su padre no tardó en premiarlo con un regalo inesperado, un acordeón, el regalo de navidad más importante de los que recibió en su niñez. No paso mucho tiempo en comenzar a sacarle notas a su viejo acordeón y a empezar a recibir sus primeras clases de quien fue su primer mentor, un señor de Puerto Giraldo llamado Santander Orozco, padre de Santander Orozco quien hoy en día acompaña a Pillao Rodríguez en el acordeón.
Luego vinieron épocas muy felices con su agrupación “Los hermanos Escorcia” al lado de sus hermanos Pedro y William en la caja y guacharaca respectivamente, con quienes tuvo la fortuna de compartir, a su corta edad, muchos viajes por Colombia, programas de televisión nacional como “Animalandia” y “El club de la Televisión” e incluso giras a otros países como Venezuela.
Como no todo es color de rosa, a Horacio le toco dejar a un lado un poco su pasión por el acordeón y dedicarse a sus estudios profesionales, logrando coronar su segundo sueño graduarse como Arquitecto, tal y como lo anhelaban sus padres, terminando sus estudios de Arquitectura en la universidad Autónoma del Caribe en el año de 1.987.
Pero el gusanito de la música seguía inquietándolo y es así como en 1.991 es tentado a grabar por amigos de la época, que es cuando se da la unión con su hoy compadre de sacramento Juan Carlos Mendoza, con quien logra grabar una producción discográfica una para el sello Codiscos titulada “Cuando Asome el Alba” una canción de José Alfonso “Chiche” Maestre, la unión musical se ve interrumpida porque Juan Carlos es tentado por el tres veces rey de la leyenda vallenata Alfredo Gutiérrez con quien graba un Cd titulado “Vallenato mundial”. Mientras tanto Horacio se refugió en su otra profesión, la arquitectura. En 1.994 vuelve a grabar con Juan Carlos Mendoza una nueva producción para el sello Sonolux titulada “Un corazón herido” tema de la autoría de Rafael Brito hermano menor de Romualdo Brito y luego en 1.996 otra que se llamó “Para Brindarte Amor”
Después de esta experiencia, hay un receso musical en la vida de Horacio quien se separa de Juan Carlos no por motivos personales o disputas como las ya conocidas entre artistas de este género, sino en buenos términos y en vista del poco apoyo que en ese entonces se le daba a artistas jóvenes con talento, entendible de pronto porque no se avizoraba quien pudiera remplazar a Diomedes, los Zuleta, los Betos, Jorge Oñate, Silvio Brito y toda esa gama de excelentes artistas de esa generación.
El año de 1.999 dejó un bonito recuerdo en la vida de este artista, realizó uno de sus sueños de niño, presentarse a concursar en el “Festival de la Leyenda Vallenata”, en ese año gano Hugo Carlos Granados quien a partir de ese momento se ha convertido en un buen amigo y admirador de su forma de ejecutar el acordeón. De ese momento hay una anécdota muy bonita y es que cuando Horacio terminó su participación en el Festival la barra de quien fuera posteriormente proclamado rey, se levanto y con un sonoro aplauso dio su aprobación a lo que consideraban una buena ejecución, también recibió elogios de Álvaro Meza quien fuera rey al año siguiente, así como también del publico vallenato, conocedor como el que mas, de nuestro folclor, ese año aunque no ganó, si estuvo entre los semifinalistas y dejando una grata impresión. Esta experiencia no se ha podido volver a repetir debido a sus múltiples compromisos laborales como funcionario de la Contraloría General de la República.
Luego viene la etapa más conocida en la carrera musical de Horacio, cuando se da su unión musical al lado del cantor del magdalena Joaco Pertuz con quien logra consolidar una de las uniones sólidas dentro del vallenato, donde no es muy frecuente ver agrupaciones que duren más de cinco años. Con Joaco lleva alrededor de ocho años de estar mostrando su buena música y complaciendo a sus miles de seguidores. Durante este tiempo han sacado cinco trabajos discográficos todos de forma independiente, porque no han recibido el voto de confianza de las disqueras o no han sido complacidas las exigencias de los artistas, logrando el reconocimiento de la gente conocedora de vallenato y demostrando Horacio que es uno de los mejores exponentes del legado dejado por acordeoneros como Luis Enrique Martínez, Colacho Mendoza, Juancho Polo Valencia y su icono mas reciente Juan Humberto Rois.
Dentro de estos trabajos se destaca el realizado en el año de 2003 titulado “Travesura de amor” donde se destacó un tema del folclor mundial “Échame a mi la Culpa” de José Ángel Espinosa, canción que posterior a esta versión lograda por Joaco y Horacio ha sido grabada, entre otros, por julio Iglesias, en el nuevo trabajo lanzado al mercado en el pasado mes de octubre, se observa un acordeón muy profesional, haciendo Horacio gala de sus dotes de gran ejecutor dando lecciones de buen vallenato clásico con los temas “los gallos de Pivijay” y “El facilito”; de conocimiento del acordeón el el tema en tono menor de Juancho Polo “la democracia” interpretado además en ritmo de cumbia, genero muy poco explorado por los artistas vallenatos , complementado con notas certeras en los temas románticos como “tacita de plata”, “tu enamorado eterno”, “hay amor”.
Quien escucha las notas del acordeón de Horacio Escorcia queda impresionado por su forma tan original de ejecutar el acordeón, una nota diferente a lo que se viene escuchando en el medio; y algo que identifica a Horacio la cadencia y la sabrosura que le impone a sus melodías, dejando claro que no es un acordeonero “cuadriculado” dando a entender con esto lo que algunos llaman robóticos o digitadores sin alma. Horacio deja en cada nota su sentimiento, el sentimiento de la tierra de Juancho Polo, el sentimiento de su Magdalena del alma!!!

Biografia de Horacio Escorcia Marchena

Fuente: HORACIO ESCORCIA MARCHENA | Visitas: 3739

Horacio Escorcia Marchena

Horacio Isaac Escorcia Marchena nació el 20 de junio de 1965 en Barranquilla atlántico en la clínica la asunción, pero fue criado en su pueblo de origen salamina magdalena, donde vivió toda su niñez.
Desde que era muy niño, siempre mostro su inclinación por la música, tan es así, que cuentan sus amigos más cercanos, que se reunían en el patio de la casa en su natal Salamina y armados de caja guacharaca y un radio que hacía las veces de acordeón, simulaban estar en tarima interpretando los grandes éxitos de los artistas de la época.
Fue tanta su pasión por la música, que su padre no tardó en premiarlo con un regalo inesperado, un acordeón, el regalo de navidad más importante de los que recibió en su niñez. No paso mucho tiempo en comenzar a sacarle notas a su viejo acordeón y a empezar a recibir sus primeras clases de quien fue su primer mentor, un señor de Puerto Giraldo llamado Santander Orozco, padre de Santander Orozco quien hoy en día acompaña a Pillao Rodríguez en el acordeón.
Luego vinieron épocas muy felices con su agrupación “Los hermanos Escorcia” al lado de sus hermanos Pedro y William en la caja y guacharaca respectivamente, con quienes tuvo la fortuna de compartir, a su corta edad, muchos viajes por Colombia, programas de televisión nacional como “Animalandia” y “El club de la Televisión” e incluso giras a otros países como Venezuela.
Como no todo es color de rosa, a Horacio le toco dejar a un lado un poco su pasión por el acordeón y dedicarse a sus estudios profesionales, logrando coronar su segundo sueño graduarse como Arquitecto, tal y como lo anhelaban sus padres, terminando sus estudios de Arquitectura en la universidad Autónoma del Caribe en el año de 1.987.
Pero el gusanito de la música seguía inquietándolo y es así como en 1.991 es tentado a grabar por amigos de la época, que es cuando se da la unión con su hoy compadre de sacramento Juan Carlos Mendoza, con quien logra grabar una producción discográfica una para el sello Codiscos titulada “Cuando Asome el Alba” una canción de José Alfonso “Chiche” Maestre, la unión musical se ve interrumpida porque Juan Carlos es tentado por el tres veces rey de la leyenda vallenata Alfredo Gutiérrez con quien graba un Cd titulado “Vallenato mundial”. Mientras tanto Horacio se refugió en su otra profesión, la arquitectura. En 1.994 vuelve a grabar con Juan Carlos Mendoza una nueva producción para el sello Sonolux titulada “Un corazón herido” tema de la autoría de Rafael Brito hermano menor de Romualdo Brito y luego en 1.996 otra que se llamó “Para Brindarte Amor”
Después de esta experiencia, hay un receso musical en la vida de Horacio quien se separa de Juan Carlos no por motivos personales o disputas como las ya conocidas entre artistas de este género, sino en buenos términos y en vista del poco apoyo que en ese entonces se le daba a artistas jóvenes con talento, entendible de pronto porque no se avizoraba quien pudiera remplazar a Diomedes, los Zuleta, los Betos, Jorge Oñate, Silvio Brito y toda esa gama de excelentes artistas de esa generación.
El año de 1.999 dejó un bonito recuerdo en la vida de este artista, realizó uno de sus sueños de niño, presentarse a concursar en el “Festival de la Leyenda Vallenata”, en ese año gano Hugo Carlos Granados quien a partir de ese momento se ha convertido en un buen amigo y admirador de su forma de ejecutar el acordeón. De ese momento hay una anécdota muy bonita y es que cuando Horacio terminó su participación en el Festival la barra de quien fuera posteriormente proclamado rey, se levanto y con un sonoro aplauso dio su aprobación a lo que consideraban una buena ejecución, también recibió elogios de Álvaro Meza quien fuera rey al año siguiente, así como también del publico vallenato, conocedor como el que mas, de nuestro folclor, ese año aunque no ganó, si estuvo entre los semifinalistas y dejando una grata impresión. Esta experiencia no se ha podido volver a repetir debido a sus múltiples compromisos laborales como funcionario de la Contraloría General de la República.
Luego viene la etapa más conocida en la carrera musical de Horacio, cuando se da su unión musical al lado del cantor del magdalena Joaco Pertuz con quien logra consolidar una de las uniones sólidas dentro del vallenato, donde no es muy frecuente ver agrupaciones que duren más de cinco años. Con Joaco lleva alrededor de ocho años de estar mostrando su buena música y complaciendo a sus miles de seguidores. Durante este tiempo han sacado cinco trabajos discográficos todos de forma independiente, porque no han recibido el voto de confianza de las disqueras o no han sido complacidas las exigencias de los artistas, logrando el reconocimiento de la gente conocedora de vallenato y demostrando Horacio que es uno de los mejores exponentes del legado dejado por acordeoneros como Luis Enrique Martínez, Colacho Mendoza, Juancho Polo Valencia y su icono mas reciente Juan Humberto Rois.
Dentro de estos trabajos se destaca el realizado en el año de 2003 titulado “Travesura de amor” donde se destacó un tema del folclor mundial “Échame a mi la Culpa” de José Ángel Espinosa, canción que posterior a esta versión lograda por Joaco y Horacio ha sido grabada, entre otros, por julio Iglesias, en el nuevo trabajo lanzado al mercado en el pasado mes de octubre, se observa un acordeón muy profesional, haciendo Horacio gala de sus dotes de gran ejecutor dando lecciones de buen vallenato clásico con los temas “los gallos de Pivijay” y “El facilito”; de conocimiento del acordeón el el tema en tono menor de Juancho Polo “la democracia” interpretado además en ritmo de cumbia, genero muy poco explorado por los artistas vallenatos , complementado con notas certeras en los temas románticos como “tacita de plata”, “tu enamorado eterno”, “hay amor”.
Quien escucha las notas del acordeón de Horacio Escorcia queda impresionado por su forma tan original de ejecutar el acordeón, una nota diferente a lo que se viene escuchando en el medio; y algo que identifica a Horacio la cadencia y la sabrosura que le impone a sus melodías, dejando claro que no es un acordeonero “cuadriculado” dando a entender con esto lo que algunos llaman robóticos o digitadores sin alma. Horacio deja en cada nota su sentimiento, el sentimiento de la tierra de Juancho Polo, el sentimiento de su Magdalena del alma!!!

Biografia

Horacio Escorcia Marchena

Fuente: HORACIO ESCORCIA MARCHENA | Visitas: 3739

Horacio Escorcia Marchena

Horacio Isaac Escorcia Marchena nació el 20 de junio de 1965 en Barranquilla atlántico en la clínica la asunción, pero fue criado en su pueblo de origen salamina magdalena, donde vivió toda su niñez.
Desde que era muy niño, siempre mostro su inclinación por la música, tan es así, que cuentan sus amigos más cercanos, que se reunían en el patio de la casa en su natal Salamina y armados de caja guacharaca y un radio que hacía las veces de acordeón, simulaban estar en tarima interpretando los grandes éxitos de los artistas de la época.
Fue tanta su pasión por la música, que su padre no tardó en premiarlo con un regalo inesperado, un acordeón, el regalo de navidad más importante de los que recibió en su niñez. No paso mucho tiempo en comenzar a sacarle notas a su viejo acordeón y a empezar a recibir sus primeras clases de quien fue su primer mentor, un señor de Puerto Giraldo llamado Santander Orozco, padre de Santander Orozco quien hoy en día acompaña a Pillao Rodríguez en el acordeón.
Luego vinieron épocas muy felices con su agrupación “Los hermanos Escorcia” al lado de sus hermanos Pedro y William en la caja y guacharaca respectivamente, con quienes tuvo la fortuna de compartir, a su corta edad, muchos viajes por Colombia, programas de televisión nacional como “Animalandia” y “El club de la Televisión” e incluso giras a otros países como Venezuela.
Como no todo es color de rosa, a Horacio le toco dejar a un lado un poco su pasión por el acordeón y dedicarse a sus estudios profesionales, logrando coronar su segundo sueño graduarse como Arquitecto, tal y como lo anhelaban sus padres, terminando sus estudios de Arquitectura en la universidad Autónoma del Caribe en el año de 1.987.
Pero el gusanito de la música seguía inquietándolo y es así como en 1.991 es tentado a grabar por amigos de la época, que es cuando se da la unión con su hoy compadre de sacramento Juan Carlos Mendoza, con quien logra grabar una producción discográfica una para el sello Codiscos titulada “Cuando Asome el Alba” una canción de José Alfonso “Chiche” Maestre, la unión musical se ve interrumpida porque Juan Carlos es tentado por el tres veces rey de la leyenda vallenata Alfredo Gutiérrez con quien graba un Cd titulado “Vallenato mundial”. Mientras tanto Horacio se refugió en su otra profesión, la arquitectura. En 1.994 vuelve a grabar con Juan Carlos Mendoza una nueva producción para el sello Sonolux titulada “Un corazón herido” tema de la autoría de Rafael Brito hermano menor de Romualdo Brito y luego en 1.996 otra que se llamó “Para Brindarte Amor”
Después de esta experiencia, hay un receso musical en la vida de Horacio quien se separa de Juan Carlos no por motivos personales o disputas como las ya conocidas entre artistas de este género, sino en buenos términos y en vista del poco apoyo que en ese entonces se le daba a artistas jóvenes con talento, entendible de pronto porque no se avizoraba quien pudiera remplazar a Diomedes, los Zuleta, los Betos, Jorge Oñate, Silvio Brito y toda esa gama de excelentes artistas de esa generación.
El año de 1.999 dejó un bonito recuerdo en la vida de este artista, realizó uno de sus sueños de niño, presentarse a concursar en el “Festival de la Leyenda Vallenata”, en ese año gano Hugo Carlos Granados quien a partir de ese momento se ha convertido en un buen amigo y admirador de su forma de ejecutar el acordeón. De ese momento hay una anécdota muy bonita y es que cuando Horacio terminó su participación en el Festival la barra de quien fuera posteriormente proclamado rey, se levanto y con un sonoro aplauso dio su aprobación a lo que consideraban una buena ejecución, también recibió elogios de Álvaro Meza quien fuera rey al año siguiente, así como también del publico vallenato, conocedor como el que mas, de nuestro folclor, ese año aunque no ganó, si estuvo entre los semifinalistas y dejando una grata impresión. Esta experiencia no se ha podido volver a repetir debido a sus múltiples compromisos laborales como funcionario de la Contraloría General de la República.
Luego viene la etapa más conocida en la carrera musical de Horacio, cuando se da su unión musical al lado del cantor del magdalena Joaco Pertuz con quien logra consolidar una de las uniones sólidas dentro del vallenato, donde no es muy frecuente ver agrupaciones que duren más de cinco años. Con Joaco lleva alrededor de ocho años de estar mostrando su buena música y complaciendo a sus miles de seguidores. Durante este tiempo han sacado cinco trabajos discográficos todos de forma independiente, porque no han recibido el voto de confianza de las disqueras o no han sido complacidas las exigencias de los artistas, logrando el reconocimiento de la gente conocedora de vallenato y demostrando Horacio que es uno de los mejores exponentes del legado dejado por acordeoneros como Luis Enrique Martínez, Colacho Mendoza, Juancho Polo Valencia y su icono mas reciente Juan Humberto Rois.
Dentro de estos trabajos se destaca el realizado en el año de 2003 titulado “Travesura de amor” donde se destacó un tema del folclor mundial “Échame a mi la Culpa” de José Ángel Espinosa, canción que posterior a esta versión lograda por Joaco y Horacio ha sido grabada, entre otros, por julio Iglesias, en el nuevo trabajo lanzado al mercado en el pasado mes de octubre, se observa un acordeón muy profesional, haciendo Horacio gala de sus dotes de gran ejecutor dando lecciones de buen vallenato clásico con los temas “los gallos de Pivijay” y “El facilito”; de conocimiento del acordeón el el tema en tono menor de Juancho Polo “la democracia” interpretado además en ritmo de cumbia, genero muy poco explorado por los artistas vallenatos , complementado con notas certeras en los temas románticos como “tacita de plata”, “tu enamorado eterno”, “hay amor”.
Quien escucha las notas del acordeón de Horacio Escorcia queda impresionado por su forma tan original de ejecutar el acordeón, una nota diferente a lo que se viene escuchando en el medio; y algo que identifica a Horacio la cadencia y la sabrosura que le impone a sus melodías, dejando claro que no es un acordeonero “cuadriculado” dando a entender con esto lo que algunos llaman robóticos o digitadores sin alma. Horacio deja en cada nota su sentimiento, el sentimiento de la tierra de Juancho Polo, el sentimiento de su Magdalena del alma!!!