Biografia de Juvenal Daza

Volver

Juvenal Daza

Fuente: Fundación Festival de la Leyenda Vallenata | Visitas: 4718

Juvenal Daza

Juvenal Daza

Nació en Corral de Piedras, corregimiento de San Juan del Cesar - Guajira, en 1949. Conocido como "El Judaz". Estudió en el Colegio Nacional Loperena. Posee un estilo narrativo costumbrista. Los siguientes Son los títulos más importantes de su obra: "Mi gran delirio", "Quejas lastimeras", "Tiempo y vida", "Mis pesares", "Infancia y juventud", "Pa’ qué llorar", "Pajarito", "Mariposa". "La espinita", es un Paseo que muestra cómo el folclor va de pueblo en pueblo vigorizándose de boca en boca, sólo con el poder de la palabra, las notas del acordeón, el rebruje de la caja y el charrasquear de la guacharaca.

Biografia de Juvenal Daza

Fuente: Fundación Festival de la Leyenda Vallenata | Visitas: 4718

Juvenal Daza

Juvenal Daza

Nació en Corral de Piedras, corregimiento de San Juan del Cesar - Guajira, en 1949. Conocido como "El Judaz". Estudió en el Colegio Nacional Loperena. Posee un estilo narrativo costumbrista. Los siguientes Son los títulos más importantes de su obra: "Mi gran delirio", "Quejas lastimeras", "Tiempo y vida", "Mis pesares", "Infancia y juventud", "Pa’ qué llorar", "Pajarito", "Mariposa". "La espinita", es un Paseo que muestra cómo el folclor va de pueblo en pueblo vigorizándose de boca en boca, sólo con el poder de la palabra, las notas del acordeón, el rebruje de la caja y el charrasquear de la guacharaca.

Biografia

Juvenal Daza

Fuente: Fundación Festival de la Leyenda Vallenata | Visitas: 4718

Juvenal Daza

Juvenal Daza

Nació en Corral de Piedras, corregimiento de San Juan del Cesar - Guajira, en 1949. Conocido como "El Judaz". Estudió en el Colegio Nacional Loperena. Posee un estilo narrativo costumbrista. Los siguientes Son los títulos más importantes de su obra: "Mi gran delirio", "Quejas lastimeras", "Tiempo y vida", "Mis pesares", "Infancia y juventud", "Pa’ qué llorar", "Pajarito", "Mariposa". "La espinita", es un Paseo que muestra cómo el folclor va de pueblo en pueblo vigorizándose de boca en boca, sólo con el poder de la palabra, las notas del acordeón, el rebruje de la caja y el charrasquear de la guacharaca.