Noticias

Volver

Lleva Celso Pia su msica al corazn de Macondo

Fuente: Lorenzo Encinas - Corresponsal | Fecha: 2004-09-07 | Visitas: 2166

Lleva Celso  Pia su msica al corazn de Macondo

Con sus canciones, el cacique de la Campana despierta el ritmo en el nbel Gabriel Garca Mrquez quien baila al comps de sus canciones.

Bien dice el dicho que la msica es el lenguaje universal. La noche del martes 31 de Agosto el llanto del acorden de Celso Pia y la sola presencia de Gabriel Garca Mrquez, premio nbel de literatura en 1982, fueron los ingredientes para la unir los tiempos del clera, al comps del aire del gavilanazo.

Con su acorden al hombro, como siempre, Celso baj de las alturas de su reino en el Cerro de la Campana para cantarle al alma y al corazn de Macondo.

Un corto silencio. Celso contempla a "Gabo" como queriendo encontrar nuevos detalles del rostro y la figura del escritor. "No puede ser que tantos universos y tantas personas hallan salido de la mente de hombre", tal vez pensara Celso, ante la sola presencia del escritor colombiano.

Garca Mrquez, como si estuviera midiendo el terreno, expectante esperaba cualquier movimiento de aquel hombre, que con su sola presencia haba hecho callar a los presentes.

Frente a frente. Un silencio de ms de veinte aos de lucha y estigma estallaron con las notas de la "Crnica de una Muerte Anunciada", luego lleg el tema "Hasta Siempre", pero al escuchar los primeros acordes de la "Cumbia Sampuesana" comenz la fiesta de la cumbiamba.

La respuesta de "Gabo" sorprendi a los presentes, al ms puro estilo de los indios y negros que habitan en las provincias del norte de Colombia, rompi su estricto protocolo personal y se entreg al ritmo de Celso.

Los presentes, al ver que el nbel bailaba a sus anchas, no tuvieron ms remedio que unirse a mitote cumbiambero, y en !MARCO, tras la sorpresa lleg el saludo, que le dijo "Gabo" a Celso?: "eso es algo que me reservo"; slo ambos lo saben.

Pero declaradamente, luego de dos encuentros, "Gabo" es un fan de Celso Pia, ya que esa fue la dedicatoria que el escritor nacido en Aracataca, Colombia.

De hecho el encuentro de Gabriel Garca Mrquez fue un nuevo acercamiento con un extrao universo que gira alrededor de la msica colombiana.
Ritual y encanto. Un mundo Colombia; lo cierto es que la combinacin de "Gabo" y Celso marc un punto y aparte en la historia reciente de la cultura en Nuevo Len.

Las notas del acorden del msico de La Campana mostraron con precisin milimtrica los contornos de un mundo olvidado, de una comunidad emocional en la que habitan millares de jvenes. Este el universo donde la figura de Celso Pia ha pasado del mito a ritual.

Realismo mgico. El nbel tiene quien le cante. Ante Celso, Gabriel Garca Mrquez, por unos momentos volvi a su Aracataca natal. Al ritmo de cumbia, el mismo corazn de Macondo se sacuda desde la entraa misma, tanto as que entre los presentes se encontraban los habitantes del mtico Macondo: Remedios la Bella, Mauricio Babilonia, Aureliano Buenda, hasta el mismo Santiago Nassar, quien lleg a ltima hora de otra novela, sucumbieron ante el ritmo y el encanto del ritmo ritual de Celso Pia.

En ese encuentro, Celso se convirti en la versin regiomontana de "Francisco el Hombre", quien, sin proponrselo, cont los pormenores de su universo mgico, un mundo silencioso donde habitan otros seres condenados por el slo hecho de existir. Ellos de alguna forma viven su tragicmica novela de Cien Aos de Soledad. Los habitantes del mundo del silencio proceden de un Macondo imaginario donde todos tienen corazones con forma de acorden.

Recordando las noches de cumbiambas y velas, "Gabo" se mostr tal cual es, un habitante de la tierra del olvido, un lugar donde vuelan las mariposas amarillas y se respira el olor a guayaba.

Al comps de "La Sampuesana", "Macondo", "Los Gavilanes", "S Maana", el literato, se entreg al baile y de la mano de Mercedes, su esposa bailaron como bailan en Colombia, tal vez por un rato la atmsfera macondina cobr vida gracias al sonido de las notas de la acorden de Celso Pia.

Mas Noticias

Noticias

Lleva Celso Pia su msica al corazn de Macondo

Fuente: Lorenzo Encinas - Corresponsal | Fecha: 2004-09-07 | Visitas: 2166

Lleva Celso  Pia su msica al corazn de Macondo

Con sus canciones, el cacique de la Campana despierta el ritmo en el nbel Gabriel Garca Mrquez quien baila al comps de sus canciones.

Bien dice el dicho que la msica es el lenguaje universal. La noche del martes 31 de Agosto el llanto del acorden de Celso Pia y la sola presencia de Gabriel Garca Mrquez, premio nbel de literatura en 1982, fueron los ingredientes para la unir los tiempos del clera, al comps del aire del gavilanazo.

Con su acorden al hombro, como siempre, Celso baj de las alturas de su reino en el Cerro de la Campana para cantarle al alma y al corazn de Macondo.

Un corto silencio. Celso contempla a "Gabo" como queriendo encontrar nuevos detalles del rostro y la figura del escritor. "No puede ser que tantos universos y tantas personas hallan salido de la mente de hombre", tal vez pensara Celso, ante la sola presencia del escritor colombiano.

Garca Mrquez, como si estuviera midiendo el terreno, expectante esperaba cualquier movimiento de aquel hombre, que con su sola presencia haba hecho callar a los presentes.

Frente a frente. Un silencio de ms de veinte aos de lucha y estigma estallaron con las notas de la "Crnica de una Muerte Anunciada", luego lleg el tema "Hasta Siempre", pero al escuchar los primeros acordes de la "Cumbia Sampuesana" comenz la fiesta de la cumbiamba.

La respuesta de "Gabo" sorprendi a los presentes, al ms puro estilo de los indios y negros que habitan en las provincias del norte de Colombia, rompi su estricto protocolo personal y se entreg al ritmo de Celso.

Los presentes, al ver que el nbel bailaba a sus anchas, no tuvieron ms remedio que unirse a mitote cumbiambero, y en !MARCO, tras la sorpresa lleg el saludo, que le dijo "Gabo" a Celso?: "eso es algo que me reservo"; slo ambos lo saben.

Pero declaradamente, luego de dos encuentros, "Gabo" es un fan de Celso Pia, ya que esa fue la dedicatoria que el escritor nacido en Aracataca, Colombia.

De hecho el encuentro de Gabriel Garca Mrquez fue un nuevo acercamiento con un extrao universo que gira alrededor de la msica colombiana.
Ritual y encanto. Un mundo Colombia; lo cierto es que la combinacin de "Gabo" y Celso marc un punto y aparte en la historia reciente de la cultura en Nuevo Len.

Las notas del acorden del msico de La Campana mostraron con precisin milimtrica los contornos de un mundo olvidado, de una comunidad emocional en la que habitan millares de jvenes. Este el universo donde la figura de Celso Pia ha pasado del mito a ritual.

Realismo mgico. El nbel tiene quien le cante. Ante Celso, Gabriel Garca Mrquez, por unos momentos volvi a su Aracataca natal. Al ritmo de cumbia, el mismo corazn de Macondo se sacuda desde la entraa misma, tanto as que entre los presentes se encontraban los habitantes del mtico Macondo: Remedios la Bella, Mauricio Babilonia, Aureliano Buenda, hasta el mismo Santiago Nassar, quien lleg a ltima hora de otra novela, sucumbieron ante el ritmo y el encanto del ritmo ritual de Celso Pia.

En ese encuentro, Celso se convirti en la versin regiomontana de "Francisco el Hombre", quien, sin proponrselo, cont los pormenores de su universo mgico, un mundo silencioso donde habitan otros seres condenados por el slo hecho de existir. Ellos de alguna forma viven su tragicmica novela de Cien Aos de Soledad. Los habitantes del mundo del silencio proceden de un Macondo imaginario donde todos tienen corazones con forma de acorden.

Recordando las noches de cumbiambas y velas, "Gabo" se mostr tal cual es, un habitante de la tierra del olvido, un lugar donde vuelan las mariposas amarillas y se respira el olor a guayaba.

Al comps de "La Sampuesana", "Macondo", "Los Gavilanes", "S Maana", el literato, se entreg al baile y de la mano de Mercedes, su esposa bailaron como bailan en Colombia, tal vez por un rato la atmsfera macondina cobr vida gracias al sonido de las notas de la acorden de Celso Pia.

Mas Noticias

Noticias

Lleva Celso Pia su msica al corazn de Macondo

Fuente: Lorenzo Encinas - Corresponsal | Fecha: 2004-09-07 | Visitas: 2166

Lleva Celso  Pia su msica al corazn de Macondo

Con sus canciones, el cacique de la Campana despierta el ritmo en el nbel Gabriel Garca Mrquez quien baila al comps de sus canciones.

Bien dice el dicho que la msica es el lenguaje universal. La noche del martes 31 de Agosto el llanto del acorden de Celso Pia y la sola presencia de Gabriel Garca Mrquez, premio nbel de literatura en 1982, fueron los ingredientes para la unir los tiempos del clera, al comps del aire del gavilanazo.

Con su acorden al hombro, como siempre, Celso baj de las alturas de su reino en el Cerro de la Campana para cantarle al alma y al corazn de Macondo.

Un corto silencio. Celso contempla a "Gabo" como queriendo encontrar nuevos detalles del rostro y la figura del escritor. "No puede ser que tantos universos y tantas personas hallan salido de la mente de hombre", tal vez pensara Celso, ante la sola presencia del escritor colombiano.

Garca Mrquez, como si estuviera midiendo el terreno, expectante esperaba cualquier movimiento de aquel hombre, que con su sola presencia haba hecho callar a los presentes.

Frente a frente. Un silencio de ms de veinte aos de lucha y estigma estallaron con las notas de la "Crnica de una Muerte Anunciada", luego lleg el tema "Hasta Siempre", pero al escuchar los primeros acordes de la "Cumbia Sampuesana" comenz la fiesta de la cumbiamba.

La respuesta de "Gabo" sorprendi a los presentes, al ms puro estilo de los indios y negros que habitan en las provincias del norte de Colombia, rompi su estricto protocolo personal y se entreg al ritmo de Celso.

Los presentes, al ver que el nbel bailaba a sus anchas, no tuvieron ms remedio que unirse a mitote cumbiambero, y en !MARCO, tras la sorpresa lleg el saludo, que le dijo "Gabo" a Celso?: "eso es algo que me reservo"; slo ambos lo saben.

Pero declaradamente, luego de dos encuentros, "Gabo" es un fan de Celso Pia, ya que esa fue la dedicatoria que el escritor nacido en Aracataca, Colombia.

De hecho el encuentro de Gabriel Garca Mrquez fue un nuevo acercamiento con un extrao universo que gira alrededor de la msica colombiana.
Ritual y encanto. Un mundo Colombia; lo cierto es que la combinacin de "Gabo" y Celso marc un punto y aparte en la historia reciente de la cultura en Nuevo Len.

Las notas del acorden del msico de La Campana mostraron con precisin milimtrica los contornos de un mundo olvidado, de una comunidad emocional en la que habitan millares de jvenes. Este el universo donde la figura de Celso Pia ha pasado del mito a ritual.

Realismo mgico. El nbel tiene quien le cante. Ante Celso, Gabriel Garca Mrquez, por unos momentos volvi a su Aracataca natal. Al ritmo de cumbia, el mismo corazn de Macondo se sacuda desde la entraa misma, tanto as que entre los presentes se encontraban los habitantes del mtico Macondo: Remedios la Bella, Mauricio Babilonia, Aureliano Buenda, hasta el mismo Santiago Nassar, quien lleg a ltima hora de otra novela, sucumbieron ante el ritmo y el encanto del ritmo ritual de Celso Pia.

En ese encuentro, Celso se convirti en la versin regiomontana de "Francisco el Hombre", quien, sin proponrselo, cont los pormenores de su universo mgico, un mundo silencioso donde habitan otros seres condenados por el slo hecho de existir. Ellos de alguna forma viven su tragicmica novela de Cien Aos de Soledad. Los habitantes del mundo del silencio proceden de un Macondo imaginario donde todos tienen corazones con forma de acorden.

Recordando las noches de cumbiambas y velas, "Gabo" se mostr tal cual es, un habitante de la tierra del olvido, un lugar donde vuelan las mariposas amarillas y se respira el olor a guayaba.

Al comps de "La Sampuesana", "Macondo", "Los Gavilanes", "S Maana", el literato, se entreg al baile y de la mano de Mercedes, su esposa bailaron como bailan en Colombia, tal vez por un rato la atmsfera macondina cobr vida gracias al sonido de las notas de la acorden de Celso Pia.

Mas Noticias

-->